Piensa por ti mismo para alcanzar la libertad financiera

Piensa por ti mismo para alcanzar la libertad financiera

¿Cuánta información recibes cada día sobre el dinero?

Por email, televisión, internet, radio, prensa, amigos, familiares….

Día tras día recibimos mucha información sobre el dinero, las finanzas personales… esta información nos afecta mucho a la hora de crear nuestros esquemas mentales.

Lo que aprendemos sobre el dinero en nuestras vidas proviene de nuestro entorno más cercano. Familiares y colegio principalmente.

Cuando crecemos nosotros mismos vamos creando nuestras propias creencias. Si no nos cuestionamos nuestras creencias anteriores no podremos tener nuevas creencias.

Si nos hemos criado con creencias erróneas sobre el dinero, no podremos tener creencias positivas sobre el dinero si no desaprendemos las antiguas.

Esto puede resultar evidente. Pero en la práctica no es así.

Personalmente cuando tuve 18 años empecé a trabajar. Cuando cobraba mi sueldo no tardaba mucho tiempo en gastarlo, siempre antes del siguiente cobro. De un modo inconsciente había aprendido a que todo el dinero que ganara tenía que gastarlo.

Sin darme cuenta, yo pensaba: “para que quiero este dinero si cobraré más dentro de poco”. Terminaba gastándome todo el sueldo y después recibía otro sueldo. Vuelta a empezar.

Cómo tenía dinero para gastar se me ocurrían nuevas “necesidades”. Eran cosas que no me importaban, pero no sabía que más podía hacer con el dinero.

En aquellos momentos no era capaz de pensar por mí mismo y evaluar mis propias creencias. Si lo hubiera hecho habría averiguado que no eran buenas creencias.

Eso lo aprendí más adelante. Cuando tuve problemas económicos.

Por eso hoy quiero hablarte de que pensar por tí mismo es lo que te llevará a la libertad. Ejercer tu libertad es lo que te llevará a la libertad financiera.

Al finalizar este artículo podrás razonar de un modo más sencillo si una idea o concepto es cierto o no.

Sé consciente de que eres libre.

Cómo te explicaba yo no era capaz de decidir por mi mismo si una creencia era correcta o no. Era preso de mis ideas preestablecidas. Sin analizarlas objetivamente.

Pensaba cosas cómo:

  • Para ganar dinero hay que tener un buen trabajo.
  • Si no compro un piso estoy tirando el dinero.
  • No puedo ahorrar.
  • Si quiero ganar más dinero necesito trabajar más horas.

Podría seguir así todo el día, pero no te quiero aburrir. Todas estas ideas llevaban conmigo mucho tiempo y no me quería desprender de ellas.

Era preso de estas y otras ideas. Con respecto al dinero pensaba que sólo existía un camino, trabajar más para gastar más.

El primer paso para evitar todas estas ideas es darse cuenta de que uno mismo ya es libre. Ahora.

Yo trabajaba porque quería. Lo decidí. No porque tenía que hacerlo. No me daba cuenta de aquello en su momento. Era lo que creía que tenía que hacer.

Si somos conscientes de nuestra libertad es más sencillo tener un pensamiento independiente.

Un ejemplo evidente de cómo se ejerce el pensamiento crítico es la libertad financiera.

Las personas ajenas a este concepto dicen cosas como:

  • Eso no se puede hacer.
  • Es imposible no tener que trabajar.
  • Siempre se ha tenido que trabajar. Siempre ha sido así.

Esos comentarios reflejan una mentalidad que no quiere pensar. Tienen sus creencias establecidas y no quieren razonar si es cierto o no.

Todos oímos noticias o información en los diferentes medios de comunicación, o en nuestro entorno sobre el dinero. Escuchamos cosas cómo:

  • Invertir es arriesgado.
  • Un trabajo fijo es seguro.
  • Alquilar es tirar el dinero.

Estas frases están muy arraigadas en la mente de muchas personas. Son sus creencias. ¿Son ciertas o no son ciertas?

Cada uno tendrá su opinión. Pero lo importante es que tú mismo las analices y tomes una decisión al respecto. De forma personal. Sin ideas preestablecidas.

Sólo así podrás tomar una buena decisión. Porque lo que para una persona es una buena decisión, para otra puede ser una mala decisión.

Para alguien que no quiere líos con su dinero, que no quiere aprender sobre finanzas y no está dispuesto a mejorar en ese aspecto, invertir es arriesgado. Porque no tiene el conocimiento.

En cambio para alguien que le gusta aprender sobre el dinero y que sabe lo que hace no es arriesgado invertir dinero.

Cómo hemos visto tú mismo determinas tu realidad. Para ello es fundamental ser críticos con lo que escuchamos.

A veces escuchamos cosas cómo:

  • Eso no se puede hacer.
  • Tu nunca podrás hacerlo.
  • Los pisos nunca bajan de precio.

Si nos limitamos a asentir nunca conseguiremos desarrollar nuestro espíritu crítico, y sin ello nunca serás libre.

¿Por qué necesitas cuestionarlo todo?

Con cuestionarlo todo no quiero decir que no creas nada de lo que escuches. Sólo hablo de las cosas que son importantes para ti y para tu vida.

Si un familiar tuyo te dice: “hoy he tenido mucho trabajo”, no tienes que soltarle “mentira, explícame todo lo que has hecho”. No estoy hablando de eso.

Se trata de evaluar si las creencias que te empujan a hacer las cosas que haces en tu día a día son las correctas o no.

Eso no sólo se aplica en el ámbito de las finanzas, es extensible a toda tu vida.

Poder pensar por ti mismo te llevará mucho más lejos. En todos los aspectos.

Pero para el tema que aquí nos ocupa, es fundamental pensar por ti mismo. Como sabes no puedes conseguir la independencia financiera tu sólo.

Necesitas a los demás. Ganar, conservar e invertir dinero, no podrás hacerlo solo.

Cuando recibas consejo de los demás tendrás que mantener tu propio criterio.

Te propongo un pequeño ejercicio:

Piensa en una cosa que has creído cierta toda tu vida sobre el dinero. Puede ser algo cómo:

  • Los ricos son malos.
  • Para ser feliz hace falta dinero.
  • No necesito mucho dinero para vivir.
  • Ganar dinero es muy difícil.
  • No puedo ahorrar.
  • Invertir es muy sencillo para mi.

No importa la creencia que sea. Buena o mala. Lo importante es que sea algo que has creído siempre.

Ahora evalúa con los resultados que has obtenido en tu vida si esa creencia es correcta para ti o no lo es.

Te sorprenderías de lo erróneas que son muchas de nuestras creencias respecto al dinero. Pero no implica que tenga que ser errónea. Muchas de nuestras ideas sobre el dinero son ciertas para nosotros y nos funcionan, pero otras no. Se trata de evaluar si en este momento te ayudan o no.

Una creencia errónea que tenía yo respecto al dinero era “no puedo ahorrar porque gano poco dinero”. Al empezar a controlar el dinero que ganaba y verificar si era cierta mi creencia o no me di cuenta de que no era cierta para mi.

En mi caso no sabía gestionar el dinero correctamente. Cuando aprendí a hacerlo cambié mi creencia.

Ahora te animo a ti a hacer lo mismo.

Si te apetece cuéntame cuáles son tus creencias al respecto del dinero.

Muchas gracias por leer.

Espero que este artículo te sirva para reflexionar y que sea práctico

Si tienes algo que comentar al respecto, escríbeme a hola@vivetudinero.com

Salu2



Si quieres vivir libre de deudas descárgate este ebook con los 7 pasos para eliminar deudas:

Los 7 pasos para eliminar tus deudas



Vivetudinero.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ángela García como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales:gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Mailpoet. Ver política de privacidad (https://mailpoet.com/legal/privacy/).

Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@vivetudinero.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *